Se diseñó un ambiente colorido y alegre. Clientes eran pareja joven. Se diseñaron todos los muebles para cada espacio desde las habitaciones, salas y terraza. Uno de los challenges de este proyecto es que al instalar una consola flotante pegada  a la pared se dieron cuenta que la pared era de drywall y por lo tanto no podía sostener el peso de la consola. La solución que se obtuvo fue ir a un almacén de anticuarios y comprar una escultura que sostiene la consola. Un material que se usó mucho fue la cabuya, se forraron lámparas y muebles con este material.